martes, 10 de abril de 2012

Videoclip

(dale play, no te asustes)

Tuve que bajarme de ese colectivo (que por cierto iba lento... muy lento)  ya que todos los viajeros me miraban sin poder reaccionar por lo que había hecho. Fue un instante de valor en el que me paré de mi asiento, me dirigí a la madre y su hijo que lloraba sin parar y les disparé.
Les disparé a los dos, mientras caminaba me limpié la nariz y en el pañuelo que usé vi algo viscoso  y color carne. Me reí y mientras apuraba el paso antes que la policía comenzara a buscarme traté de descifrar si eran restos de sesos del infante o de su madre. Los probé, para variar pero todavía me quedo con la duda.
Pasé por al lado de dos colegialas y les apreté las tetas, las hice gritar y si no me equivoco, experimenté el máximo de los placeres al sentir el estreñimiento y la dureza de sus pezones. Los gritos, me encantan.
Una se quedó paralizada mientras observaba como con mis manos trataba de arrancarle literalmente los senos a su amiga.
No pude terminar de hacer nada ahí. Escuché una sirena y corrí. En una esquina vi a una anciana apoyada en su bastón y con una cartera.
Me dirigí hacia ella y le tiré de los pelos. Tenía pelos de paja, aburridos y muertos. Le saqué el bastón y haciéndome el pícaro, se lo pasé entre las nalgas.  Apreté en el esfínter e ingoré una vez mas el alarido de la vieja de mierda esa. Tuve compasión y retiré el bastón de ahí, lo usé para sacarle los anteojos. Me sorprendí de mis dominios con ese palo cínico. Pisé sus anteojos, tiré el bastón y con mis manos tomé el rostro de la señora.
Pobre, me acuerdo de su mirada. Me acuerdo que me miraba con la boca abierta y lloraba. Por un momento dudé si la dentadura era de ella o postiza. Sin más preámbulos, asomé mis pulgares a sus cuencas oculares y apreté.
Apreté tan fuerte que llegué a la conclusión de que los ojos son como una gelatina cuando se los puede tocar sin restricciones. La mujer se sacudía, daba espasmos. ¿Le gusta, doña? demuestremelo, no se prive por favor señor...
Justo en ese momento empezó a sonar otro tema que me volvió a sumergir en el otoño, la tarde y a lo lejos podía escuchar el llanto del bebé, que me dejó sorprendido porque lloraba más fuerte que todos los ruidos que emitía el colectivo. 

Espero que ustedes tambien puedan jugar a armar videoclips con la musica que van escuchando. Yo lo considero uno de los entretenimientos más gratificantes.

7 comentarios:

  1. Siempre me imaginaba a Blanca, el personaje de Street Figther, que iba saltando delante mio por los edificios, mientras yo escucha en el ipod Alexisonfire. Otra, era cuando pasaba por alguna vidriera y al mejor estilo Dr Jekyll and Mr Hyde, me imaginaba que ese álter ego, me gritaba que lo dejara salir.


    P.D Estos son los post, por los cuales este blog garpa tanto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Seba, por leer y dejarme más tranquilo de que no soy el unico que hace videoclips. Jajaja es buenisima tu flasheada. Me la re imaginé :-)

      Eliminar
  2. me remontaste a la naranja mecánica y es fuckin hermoso leerte matías

    ResponderEliminar
  3. Me generaste lo mismo que La naranja mecanica, entre miedo, culpa y desesperacion. Que esperas para hacer que te lea el mundo??????

    ResponderEliminar
  4. totalmente la naranja mecanica fue lo primero que se me vino a la mente cuando lo lei, como si fuera que alex lo estuviese narrando

    ResponderEliminar
  5. Me sorprende muchísimo que con ese mismo tema yo también me había imaginado varias cosas parecidas cuando estaba en el subte y me ayudaba bastante el hecho de que mucha gente estaba en posición para ser tirada a las vias.

    ResponderEliminar

Alguna sugerencia, puteada o halago es bienvenida !