sábado, 16 de junio de 2012

Domingo de Cementerio


Domingo, el día icónico del individuo depresivo por excelencia. Me desperté sabiendo que a mí y a toda la familia nos tocaba lo que venimos evitando aunque ninguno tiene las ganas o el valor de decirlo en voz alta.
Algunas personas lo encuentran liberador, ¿sabés? Hay personas que necesitan de esos minutos frente a las tumbas de sus seres queridos, en silencio, contemplando algo o el vacío mismo con los ojos vidriosos. ¿Quizás hablando por dentro? No sabría decirte porque es algo que siempre evité. Hoy, como hace ya varios años desde que se popularizó esta morbosa, triste o pesada tarea, "Domingo de cementerio".

De hecho, antes sólo se podían poner flores (que uno pagaba con la tarjeta de crédito), pero ahora con  el éxito asqueroso que tuvo esta idea te venden desde cualquier rosa por cinco pesos a osos de peluche por mil quinientos pesos.
Mi hermana, quien recientemente perdió un hijo de 3 años, mi sobrino Julián, llegó a gastarse hasta tres mil pesos comprando chucherías para la tumba de su hijo. Es más, la gente que ve la tumba de Julián pone un "me gusta" y la lápida del nene es la más vista de Argentina.


El cementerio no queda muy lejos, de hecho, lo tenemos instalado en casa. Me toma dos minutos subir a la sala para poder mirar durante un rato las lápidas de mis abuelos y contarles que todo sigue bien. Bah… mejor dicho, en vez de contarles, les escribo. Lo que redactes ahí puede ser un pequeño mensaje que tenga solamente un carácter o miles, eso lo decidís vos en el momento.

Al principio ninguno de nosotros quería desentonar y quedar como "El frívolo" de la familia, así que pasábamos horas y horas escribiendo posteos larguísimos sobre las tumbas de nuestros parientes. Pero últimamente, esto me está cansando, me está rompiendo las bolas así que por el momento me dedico a rezar un padre nuestro y dejar alguna que otra frase pelotuda para no desencajar con el resto.

El "Domingo de cementerio" se hizo muy popular, cuanto más decorado lo tenés, más la gente te va a felicitar. 
Quizás todavía no entiendas como funciona esto y no hay un mecanismo muy complicado: "El domingo de cementerio" es portátil, hace poco sacaron una aplicación para que todos los usuarios de los smartphones puedan "llevar consigo siempre a sus seres queridos". El "Domingo de cementerio" es una unidad virtual que vino a reemplazar las lápidas de mármol y a llevarse toda ese aura parca, cargada de dolor y de nostalgia, de las cosas que no se dijeron y no se hicieron, que cualquier lugar lleno de cadáveres puede irradiar.

Hoy, Domingo 25 de Junio de 2026, y desde hace 12, años la red social más grande del universo y con mayor cantidad de usuarios en el mundo nos frivolizó a tal punto que virtualizamos la muerte y necesitamos mostrarla al mundo con una aplicación que se llama "Domingo de Cementerio" que es de libre acceso para cualquier habitante del planeta, siempre y cuando tenga, aunque sea, un sólo familiar muerto.

1 comentario:

  1. Muy alejadamente me hace pensar en uno que otro pasaje de Ayn Rand, igual dejo las comparaciones a algún intelectualoide que sepa más. Me gustó mucho marlon, esta entrada y el blog en general.

    ResponderEliminar

Alguna sugerencia, puteada o halago es bienvenida !