martes, 30 de octubre de 2012

Naomi

Naomi es una nena de ocho años. Naomi va a tercer grado, es gordita y está pegando estirones que sin duda dejan en evidencia que la genética no engaña y va a ser gigante como sus tías y su abuelo paterno.
Naomi es un dulzor: es inocente y tiene los cachetes inflados y suaves como el algodón. 

Desde chica se acostumbró a repetir —casi automáticamente— su nombre cada vez que se lo preguntaban porque acá no es muy común. Se lo puse yo y no fue por la modelo negra que le tira celulares a sus empleadas. No. Hay una canción, no importa de quien (después podes buscarla en Google si querés y decirme que es una cagada o que te llego hasta el fondo del alma). Desde la primera vez que escuché esa canción me dije: —El día que tenga una hija le voy a poner así: "Naomi".

Tengo veintiún años, me falta muchísimo para ser padre, así que cuando nos enteramos de que venía en camino la tercer hija de mamá, lo elegí yo: Naomi.
No sólo soy el hermano, también me eligieron como su padrino. Ella es un cristal color piel y tiene una sonrisa hermosa que ningún ovejero alemán pudo destruir. Tenía menos de 4 años y el perro saltó con el hocico abierto en medio de su cara. Los primeros meses fueron horribles, le dieron dieciséis puntos en la mejilla. En el jardín le preguntaban (es lógico, así son los chicos...) por qué tenía esa marca y ella hundía la cabeza entre sus hombros y no se atrevía a mirarlos a los ojos.


Naomi creció a mi lado y le gustan las mismas cosas que a mi; soy su hermano, su referente.
Empezó jugando a todo lo que jugaba yo... y ahora ni ayuda me pide. Es más, sabe muchos mas secretos y la tiene más clara que yo a la hora de jugar.
Naomi es una nena ejemplar, candidata a abanderada y, por sobre todas las cosas, tiene un instinto en su interior que la hace tener fe y poder lograr todo lo que se propone.


Lo que, quizás  nadie sabe es que Naomi a veces quiere putear porque no puede completar un objetivo en un juego de computadora que la tiene idiotizada y entonces me llama, corre hasta mi pieza y me pide que ponga Nirvana.
La música suena fuerte y Naomi se pone a gritar: "¡LA PUTA MADRE! NO ME SALE ESA MISIÓN! ¡PUTA, PUTA, PUTA! ¡¡¡CULO!!!".


Terminado el ritual, bajo la música y ella se va de nuevo a su computadora, a volver a jugar para juntar nuevamente ganas de putear y volver a gritar conmigo. Sin que nadie sepa.

17 comentarios:

  1. Sos todo amor a veces Mattlock ♥

    ResponderEliminar
  2. Ese eterno dilema entre firmarte el blog o no, ya que siempre te digo en forma privada lo que pienso de tus textos (correcciones aparte, claro).
    Sos un padrino cómplice y hermoso.
    Me llegaste al fondo del alma, macabro.

    M.

    ResponderEliminar
  3. Es muy lindo <3
    Me recordó a mi cuando era pequeñita, hacía lo mismo con mi hermano<3

    ResponderEliminar
  4. Me hiciste emocionar. No tengo hermanos varones, me hubiese encantado tener uno que me quiera y me cuide como lo haces con Naomi.

    ResponderEliminar
  5. es hermoso, ¿por qué no tengo un hermano como vos?

    ResponderEliminar
  6. Es divino lo que escribiste, que hermoso hermano, que lindo tener a alguien así, lo digo por ambas partes. Ella que tiene a una persona que la adora y la protege, y vos, que mas allá de cualquier error que puedas cometer a ella no le va a importar y vas a seguir siendo su referente. Disfruta de esa relación hermosa

    ResponderEliminar
  7. ok. creo que mi amor platónico vía tuiter acaba de extenderse a blogspot.

    ResponderEliminar
  8. El amor de hermano mayor por otro menor tiene en su génesis algo del instinto protector de ser papá o mamá. Y mucho más porque sos su mentor, su cómplice, su confidente.
    Me gusta mucho este sentimiento para expresarse :)

    ResponderEliminar
  9. Me hiciste acordar que mi hermano me pedía que le matara los jefes finales de los juegos porque le daban miedo.

    ResponderEliminar
  10. Es bellisimo tu escrito... yo soy la mas chica de dos hermanos y me haces acordar mucho a como eran/son conmigo.
    Sos el amor platónico de varias♥

    ResponderEliminar
  11. Para mí que esto lo tiene que leer Naomi.

    ResponderEliminar
  12. Primera cosa que leo en tu blog, me llamó la atención Naomi y me dejaste satisfecha. Me encantó, me cagué de risa no sé, me encantó. Me recuerda a mi infancia con mi hermano porque soy la más chica y me llevo 14 años con él, y prácticamente me crié y soy como él.

    ResponderEliminar
  13. Me encanto lo que escribiste, me hace acordar mucho a como soy yo con mi hermanito menor (10 años mas chico que yo) <3

    ResponderEliminar
  14. Para mí que Naomi debería leer esto cuando sea más grande y reírse de lo que hacía y al mismo tiempo quererte mucho, mucho.

    ResponderEliminar
  15. Los hermanos mayores nos perdimos de cosas hermosas como tener un hermano a quien robarle ropa, chusmearle las cosas, confesarle secretos que no le revelaríamos jamas a nuestros papas.
    Pero, nos dieron a cambio la oportunidad de ser el referente de alguien pequeñito que busca dar sus pasos en el mundo y siempre nos honra con el placer de dejarnos ayudarlos lo poquito que podemos o al menos de secarle las lagrimas si algo sale mal.

    Hermoso escrito querido Mat.

    ResponderEliminar
  16. los hermanos son una cosa de no creer

    ResponderEliminar
  17. Como buena empleada publica, estuve leyendo tu storyfi y blog en uno de mis tantos ratos libres. Loco, me llegaste al alma de muchas maneras distintas. Sos grande.
    Barbara

    ResponderEliminar

Alguna sugerencia, puteada o halago es bienvenida !