sábado, 16 de marzo de 2013

El primero

—Pará, antes que te vayas. Mirá, en este tiempo que estuvimos siendo amigos, me di cuenta que te quiero mucho. Me parecés muy linda y también esa sonrisa que hacés cuando no sabés que decir, como blanqueás los ojos frente a mis conclusiones (obvias conclusiones). Como te cambia la cara cuando en la radio pasan un tema que te gusta. También me di cuenta de lo confundida que estás con ese pelotudo de mierda que lo único que hace es mandarse cagadas y conquistarte más y más pidiéndote perdón o poniendo cara de perrito abandonado. Quizás, es lo que vos te merecés... no quiero pensar en eso. Creo que te merecés algo mejor. No sé si soy yo lo que te merecés. Ojalá. 
Ya sé, ya sé que se termina el recreo pero quería decírtelo ahora: Me gustás mucho,  no paro de pensar en vos y muchas veces cuando viajo en el colectivo empiezo a sonreír imaginando situaciones hipotéticas en donde vamos de la mano riéndonos de todos los demás.
Pensalo, nuestros padres se conocen, sería hermoso poder darles las noticia de que por fin se nos dio y estamos juntos. Gusto de vos, en pocas palabras. Ojalá que te pase lo mismo. 

—¿Eh? emmm no. No me pasa lo mismo. Mi novio es un estúpido. Pero lo amo... ¿Viste cómo lo miran todas las pendejas putas de acá?. Lo miran cómo si se lo quisieran comer con la mirada… pero después seguimos la charla, la preceptora me está llamando. Me va a poner amonestac... ahí viene. Chau.

Vos te fuiste, yo me quedé ahí. Queriendo vomitar todo mi cuerpo. Esperando que un avión se estrellara sobre mi cabeza, saboreando el rechazo, y asimilando que jamás íbamos a ser nada más que amigos, o quizás era mejor que alguno de los dos se muriera en ese instante para alivianar todas las sensaciones que me recorrían el cuerpo. Torrentes de furia y dolor que bajaban desde el cerebro al centro del pecho y viceversa. Perdiste, viejo. La campana sonaba. Todos corrían a sus salones. Yo volví al mío aunque, si hablamos de espiritu, alma y cuerpo puedo deducir que
 me quedé ahí... ahí, parado, mientras la campana sonaba y todos volvían a sus salones. Hija de puta.

15 comentarios:

  1. Loco, te juro que me paso casi lo mismo... no te imaginas como te entiendo.

    ResponderEliminar
  2. Y yo pensaba que eras gay, pero ahora sé que te gusta chupar algo donde entra semen, sale placenta, sangre, meo... que asco. Chicas.

    ResponderEliminar
  3. Creo que me sentí bastante identificado. Está bueno lo que contás, pero sobre todo CÓMO lo contás.

    Te banco loco. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. no se pierde la esperanza, o la negacion. hay que seguir bancandola que en algun momento va a pasar, aunque no pase nunca.

    ResponderEliminar
  5. Tal vez peco de idiota pero más allá de lo pragmático, de quedarme con la escena, está bueno en general la narración, el suntuoso concepto reflexivo que atraviesa. Me animo a un poco más. Se puede sustituir cada pieza, cada parte por otra y el significado será el mismo. Donde dice "recreo, me gustas, pero lo amo" y etcéteras, bien podría decir "oficina, aumento por favor, horas extras" o "casamiento, tinelli, morir de pena".
    Tal vez sólo pasa que soy un pelotudo.
    Bueno, también escribo un poco. Soy de jcp, también. No hay lugar para los dos en este pueblo (?).
    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. mientras lo leia inconcientemente me imaginaba a mi en esa escena, y me senti muy identificado, me paso hace poco, y me trajo mucho recuerdos de ella a la cabeza. mierda. muy bueno

    ResponderEliminar
  7. Cautiva lo esencial de lo que escribís. Es muy directo, ni pocas ni muchas metáforas; las necesarias.
    Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  8. Casi me hiciste llorar, pobre Mattlo

    ResponderEliminar
  9. Al menos no te dijo "Y ahora como te sientes con eso" y ya.

    ResponderEliminar
  10. Ahí sentiste que te morías, no? Si no se lo decías te ibas a morir un poco todas las noches.

    ResponderEliminar
  11. me llagan a decir eso y me caso, soy un fracaso, me chamullean facil o sos lo mas, me quedo con la ultima.

    ResponderEliminar
  12. "vamos de la mano riéndonos de todos los demás." increíble pibe.

    ResponderEliminar

Alguna sugerencia, puteada o halago es bienvenida !