miércoles, 8 de febrero de 2012

Onírico

Estábamos ahí con mis viejos. Yo en una cama, sonriendo y era de noche. Ellos parados, mirándome. Asustados, horrorizados.
-No sé que me pasa, pero siento que tanta felicidad va a preceder a algo espantoso, má. Siento que se va a morir alguien.
Después de decirle eso a mi vieja, una sensación más que extraña me empezó a recorrer el cuerpo. No sé muy bien qué puede ser. Es frió, triste, energético al mismo tiempo, siento como miles de chispas en el cerebro. Explotan luces, me causa desequilibrio total, la desorientación misma. Me altera, me hace querer levantarme de la cama. Me caigo y quedo en el piso. Mis viejos se van corriendo a buscar algo, deduzco mientras siento un calor en todo el cuerpo. Grito sin gritar. En ese momento, con los dedos me cortó las muñecas y mientras tanto escribía en mi celular "Necesito un dj para el velorio".
No sé si me salvaban, pero sentí la sangre correr por los brazos y me desperté.

3 comentarios:

  1. nuestros velorios ya están fríamente calculados. estoy segura que donde creemos que hay invierno hay primavera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabias palabras de mi comentarista (¿?) favorita.

      Eliminar
  2. No está muerto quien sueña! animos ey.

    ResponderEliminar

Alguna sugerencia, puteada o halago es bienvenida !