miércoles, 16 de febrero de 2011

De esos perros que muerden fuerte

"¿Y ahora como sigue esto?" le pregunté mínimo como 50 veces al primo N para que me de una opinión. Le chupó los huevos mi pregunta porqué tampoco era el momento. Yo debería recordar que cuando jugamos a los videojuegos lobotomizadores no hay tema mas importante que hablar de conchas pasajeras que mucho no se quedarán, salidas frustradas y salidas que no fueron tan buenas. "Tenes que apretar cuadrado, después la equis y después circulo" me respondió él, todavía enganchado con el juego.
Llegué a casa y me encontré con una sorpresa... una sorpresa que me llega al pecho, con 5 pies, el pelo gris y la vista casi consumida por la diabetes. No fue necesario que diga una puta palabra para que la abuela Hilda se de cuenta que había llegado y me recibió con un saludo tranquilo y cargado de nostalgia... no como antes lo hacía.

La casa estaba despoblada de nuevo, mis hermanas habían salido... me senté a tomar unos mates con la vieja y le permití que coma una factura, cosa que no puede hacer. Supongo que a la vieja le habrá encantado probar algo dulce y libre de todo ese sabor espantoso que le dan los edulcorantes a las cosas.
"Yo cuando era chica, solía ir a la panadería cerca de casa... porqué me gustaba un chico que vivía por ahí. Me bañaba, me pintaba y me iba con el vestido mas lindo que tenía. Un día mientras me faltaba una cuadra para llegar a la panadería, el chico salió con su perro: un ovejero alemán que mas que perro , era una bestia con collar. Cuando el perro me vio, instantáneamente se le escapó de las manos a su dueño y de un momento a otro, me encontraba tirada en el suelo y sintiendo el ruido de las telas de mi vestido desgarrarse"

Tuvimos que hacer una pausa, porqué no paraba de reírme. Me sentí conectado con esta señora... que ni siquiera es mi abuela de sangre. Por un momento me vi rompiendo toda consola de videojuegos que tenía a mi alcance y la escena siguiente era yo, con 80 años mas al lado de mi abuela, haciéndole mates y riéndome como descocado.
"Desde ese día, para ir a comprar me daba vuelta toda la manzana, con tal de no cruzarme con el perro... el chico a los dos meses se juntó con una puta del barrio y se fue a la mierda. Llegar a la panadería era mi alivio y cada vez que salía de ahí, salía con media docena de facturas, para tirarle a todos los perros que según mi imaginación, me estarían esperando ahí afuera para venir a morderme."

Perdoname por robarte la historia abuela, perdoname por mufarme de tus episodios y hacer de ellos una metáfora pelotuda. Pero hoy te puedo asegurar que estoy buscando una panadería para poder tener una bolsa de facturas, masas finas, muffins y todas esas cosas que venden ahí sólo para tirarles a las bestias que se me acercan y eludir una vez mas, el compromiso... la consumación con el miedo y la adrenalina de vivir algo intenso que irónicamente se parece al ataque de muchos perros rompiéndote la ropa y mordiendo fuerte... perdoname abuela.

5 comentarios:

  1. Mas que una anécdota toda una historia de vida, antes las cosas eran mas simples, o las mujeres o los problemas, actualmente las dos cosas viene de la mano. Para los demás yo soy de los que no se hacen mas problemas por eso.

    Es extraña la diferencia para mi los videojuegos me liberan un poco de algún problema que tenga trabado dentro.

    mi abuelo contaba historias geniales, no lo pude escuchar tanto como hubiese querido, pero lo que recuerdo siempre me ayudó a pasar los bajos de mi vida, de alguna manera, me considero un lobo solitario pero todo lobo tuvo otro lobo que le enseñe algo.

    abuelos así como la que te encontraste ya van quedando pocos, se acaba una generación y se acaba una historia, si vive es gracias a que algunos como nosotros no podemos olvidarla.

    Abrazo!!

    jlg

    ResponderEliminar
  2. Hola Matt, es mi primer comentario papesco en tu blag. Y encima e una crítica. Porque soy así de forra viste, pero nos queremos. Me parece una muy buena idea la de este post (además sabés que soy pro-viejitas y que paso largas tardes charlando con abuelas) pero creo que le faltó cindor. podrías haberlo explotado mucho más, tiene muchísimo potencial. Quizás si lo hubieras dejado macerar sería mas fuerte, más potente, sino es medio bleh. Como que se deja ver lo que querés transmitir, pero no está en el texto sino en el contexto. Eso nomás, que yo le hubiera dado, en tu lugar, más laburo. Escribís bien, te manejás bien, y por eso tenés potencial para ser excelente, de hecho tenés otros posts que son excelentes, y por eso sé que podés armar un texto mucho mejor logrado que haga que se nos caigan las pantys.

    ResponderEliminar
  3. guau! llegue aca por tu link de face. escribis muy bien matt. Espero que sigas, me dejaste re enganchada. saludos...
    Mili

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho como escribís, creo que ya te lo dije.
    Tenes esa cualidad para atraparme párrafo a párrafo, y sorprenderme en el final.
    Los buenos escritores logran eso; y lo digo despojada, dentro de lo posible, de la subjetividad de quererte.
    Te quiero, pero eso no es discutible frente ante un buen texto.

    ResponderEliminar

Alguna sugerencia, puteada o halago es bienvenida !